HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

jueves, 18 de septiembre de 2014

ESCOCIA y CATALUÑA: Realidades y paradojas del independentismo.



Cataluña es contribuidor neto hacia el resto de España. Escocia es la "parte rica" del Reino Unido. La independencia es un "querer guardar mi riqueza para mí". Es a la vez legítimo y egoísta.

Alemania es también contribuidor neto a la UE. ¿Por qué no se separa? Pues porque obtiene otros beneficios (en teoría) que le compensan. Y porque políticamente sería absurdo separarse unos años después de haber impulsado la unión. Además, Alemania no está en crisis, por lo que no hay razones para culpar a los demás de sus males. Quizá esa sea la diferencia más importante, además del carácter alemán, más pragmático y realista. Si Alemania, además de ser más rica que el resto de Europa, estuviera atravesando una crisis económica fuerte, quizá la historia sería diferente.

En la era de la Unión Europea (fíjense en la palabra "unión"), es paradójico que en algunos de esos países unidos, existan procesos secesionistas ("desunión"). Como siempre, las circunstancias dominan y forjan esa realidad inventada que llamamos historia.

La gran crisis de 2008 provocará consecuencias a largo plazo. Es la que hace creer a la masa (ignorante por definición) que "sólos" ó independientes, estarían mejor, y habrían podido evitar esa crisis, cuyos culpables siempre son "los demás". Por lo tanto, el independentismo es egoísmo, y también es ignorancia. El culpable de la crisis en Cataluña no es el resto de España. Son los mismos políticos y líderes que gobiernan allí. El nivel de endeudamiento de Cataluña es idéntico al resto. Si hubieran sido capaces de evitar eso, de contener la burbuja inmobiliaria en Cataluña, entonces podríamos decir que "son diferentes". Pero son patéticamente iguales que los demás.

En la era de las uniones y la globalización, es anacrónico plantear secesiones, que en realidad obedecen a ambiciones de poder y gloria de una serie de gobernantes igual de mediocres que el resto.

Otra paradoja: en teoría, los nacionalistas que exaltan el patriotismo, son los de derechas, los fachas. El comunismo (la extrema izquierda) es en origen "transnacional", llama a la unión de la clase trabajadora de todos los países. Su esquema mental de la realidad no responde a fronteras físicas, sino a posiciones sociales. La izquierda históricamente nunca ha defendido los valores de una "patria", todo lo contrario.

Pues bien, tanto en Cataluña como en el País Vasco, los partidos que dominan la ideología independentista son los partidos de izquierda (ó extrema izquierda). Curioso, ¿no? La ideología anarquista también se sitúa en la extrema izquierda.

En resumen, la ideología de izquierdas engloba:
- a los anarquistas,
- a los comunistas,
- a los socialistas, (una de sus características ideológicas es la "igualdad").

Filosóficamente resulta tremendamente paradójico que el independentismo catalán encuentre su caldo de cultivo en ERC, partido de izquierdas.

¿Qué explicación se os ocurre? La mía es ésta:
El inconformismo y protesta social se materializa en la búsqueda de culpables "fuera". Es un mecanismo psicológico clásico en el ser humano, un mecanismo de defensa (en parte), que los psicólogos combaten, porque es irreal y evita que una persona tome las riendas de su vida, afronte sus problemas, y tome conciencia de la responsabilidad de sus actos. El culpar a los demás de nuestros problemas es para un psicólogo, el primer problema a combatir para sus pacientes.

A nivel de una sociedad, parece que funciona igual. Quizá por eso la ideología de extrema izquierda (comunistas, anarquistas) no me seduce: me parece una ideología destructiva porque se define siempre "en contra de algo", busca "combatir" (una palabra fea), ó destruir lo que existe actualmente.

En cuanto a la ideología de izquierdas (socialismo), es curioso que se base en la "igualdad" y a la vez defienda el independentismo cuya base ideológica es "somos diferentes, y por eso no queremos estar juntos con vosotros". ¿No os parece contradictorio? ERC es de izquierdas, y el PSC también. 

De nuevo, se refuerza mi idea inicial: el independentismo es la "solución milagro" que se ha puesto de moda para canalizar la protesta social de los que buscan culpables a la crisis. Por eso encuentra caldo de cultivo en la izquierda, donde históricamente se concentran los inconformistas cuyo idealismo (mal entendido bajo mi punto de vista) les lleva hacia una actitud de protesta permanente y búsqueda de enemigos y culpables para lo que consideran "un mundo injusto" (algo que no es exclusivo de esa ideología ni mucho menos).



Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario