HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

lunes, 2 de junio de 2014

RENTA BÁSICA UNIVERSAL. El problema no es técnico (cómo financiarla) sino filosófico (¿es bueno?)

Veo que se está hablando mucho de esta posibilidad (que no es nueva ni mucho menos), y como siempre, veo muchos argumentos técnico-científicos (números), pero pocos filosóficos, que para mi gusto, son siempre más importantes. La Escuela Austríaca tiene mucho de filosofía, y eso me gusta.

Para esta escuela -que siguen muchos value investors como Paramés, aunque más por cuestiones prácticas (análisis del ciclo de liquidez) que por cuestiones filosóficas- la Renta Básica Universal (RBU) es una barbaridad, porque es una variante de ese modelo de sociedad SUBVENCIONADA que tanto critican (por ineficiente y autodestructiva a largo plazo).


Sin embargo, las tesis catastrofistas de esta escuela no se han cumplido durante el s.XX, porque la economía y la sociedad (como la vida) son demasiado complejas como para que quepan en un modelo. En mi opinión, el principal factor que echa por tierra todos los modelos, es un factor incontrolable y difícil de medir: el progreso tecnológico. Las ganancias de productividad han superado con creces cualquier otro efecto negativo: envejecimiento de la población, paro, reducción de horas de trabajo (en Francia por ejemplo), etc.

La RBU sería una nueva forma de economía subvencionada. Personalmente no me desagrada la idea. Me parece propia de una sociedad civilizada avanzada. El problema es que no veo que España (ni Europa ni EEUU) esté todavía a ese nivel de desarrollo y civilización. Eso es lo que realmente me preocupa, y lo que me hace ser pesimista. No veo un avance paralelo en la "calidad humana", tanto emcional como intelectual.

La idea de una RBU me parece incluso lógica para simplificar. Se reducirían prestaciones de desempleo, y al NO SER SUSTITUTIVA sino complementaria a una renta del trabajo, no se producirían los efectos perversos actuales en los que algunas personas prefieren estar en paro antes que trabajar, ó se toman un "período de descanso". La prestación por desempleo es considerada hoy día como "una renta" y no como un "subsidio ó ayuda".

Esa RBU podría tener el efecto de bajar los sueldos, al menos un parte de ellos, lo cual sería bueno para las empresas y la competitividad, siempre que los impuestos necesarios para compensar no sean superiores...

La RBU también sería más JUSTA, porque todo el mundo tendría derecho a ella, simplemente por ser español. No podría haber fraude en este sentido, y eso es importante para un país como España.
El verdadero problema para mí, es filosófico. ¿Cómo reaccionaría el ser humano si tiene "garantizada" la supervivencia? Según la escuela austríaca, sería catastrófico. Dicha Escuela se basa en el comportamiento REAL (y no idealizado) del ser humano, que en muchos aspectos se topa con la Psicología humana.

¿Qué tendemos a hacer cuando no necesitamos esforzarnos? No hablo ya de inmigrantes acostumbrados a vivir con muy poco, para quienes una RBU sería como ganar la lotería, sino de personas que han nacido ya en las sociedades de consumo occidentales.

Hay una realidad humana, física, psicológica, que es la que realmente deberíamos estar analizando, y sobre la que se debería debatir a fondo, para plantear esa RBU. Técnicamente es financiable: es cuestión de reorganizar las prestaciones del Estado. En mi opinión el problema es más profundo.

Soy idealista, y por eso me atrae mucho la idea de una RBU, ya que sería una forma extraordinaria de igualar ó nivelar las oportunidades de partida para todas las personas. Pero habría que pensar muy bien cómo mantener la PRESIÓN vital imprescindible para no caer en la desidia y el aletargamiento propios de las sociedades del bienestar. Un debate abierto y sin resolver en todas las civilizaciones que a lo largo de la historia han ido consiguiendo un elevado nivel de confort...

Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario