HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

martes, 25 de noviembre de 2014

Asociación con Hugo Ferrer (inBestia): explicaciones e intenciones.



Soy un lobo estepario, lo cual tiene ventajas e inconvenientes. Siempre he preferido ir sólo antes que mal acompañado, y dado que soy muy exigente (conmigo y con los demás), tiendo a ir más bien sólo. Es un defecto que intento corregir.

Desde que descubrí a Hugo Ferrer hace unos años, mi sintonía con su forma de trabajar, de estudiar los mercados y de razonar, ha sido muy elevada. No es fácil coincidir en tantas cosas con otro analista. Habría firmado muchos de los artículos que ha escrito, y eso me gusta. Si hablo o escribo, es para decir cosas que nadie ha dicho, y me parecen claras y evidentes (es decir, "verdades" según decía el gran filósofo Descartes en su "Discurso del Método").

Hugo es independiente, no sólo formalmente (inBestia.com no pertenece a ningún grupo ni depende de ningún bróker ó institución con intereses creados), sino sobre todo mentalmente. Su forma de pensar es libre y auténtica, en lo que coincido plenamente, y eso es algo raro en este mundo. Le interesa la verdad, no la apariencia. Como no se puede gustar a todo el mundo, también tiene sus detractores y críticos, pero por ahora ninguno de ellos me ha convencido, y creo que son más prejuicios (y a veces envidia) que argumentos fundamentados.

Hace dos años que pensé por primera vez que mi camino se acabaría juntando con el de Hugo Ferrer, sobre todo a raíz del lanzamiento de inBestia, de la que me gustó todo (incluido el diseño), y nada durante estos dos años me ha hecho pensar por un momento que era una idea absurda y poco realista, al contrario. 

No es una asociación en plan funcionario, uno paga y el otro cobra, "para toda la vida", sino libre de ataduras y uniones forzadas contra natura (aunque con el necesario grado de compromiso, por supuesto): mientras tenga sentido y nos refuerce mutuamente, seremos independientes y socios a la vez. Así es como creo que deberían funcionar muchas cosas en nuestras economías capitalistas. La libertad, como dijo Erich Fromm, exige mucha valentía y responsabilidad, es un derecho y muchas obligaciones, y es la forma de fortalecer estructuras como nuestras sociedades, dejando que funcione la libre competencia imprescindible para que el ser humano funcione (sin algo de presión, nos paramos, no evolucionamos, dejamos de vivir...).

Nuestra colaboración empieza con este curso online de Análisis Técnico que impartiré en diciembre. Después vendrán más novedades, pero eso ya os lo iré contando ;)
Creo que pueden salir muchas cosas grandes de esta colaboración, pero como dice el refrán, "un largo camino empieza con un primer paso".
Saludos cordiales.





Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

jueves, 18 de septiembre de 2014

ESCOCIA y CATALUÑA: Realidades y paradojas del independentismo.



Cataluña es contribuidor neto hacia el resto de España. Escocia es la "parte rica" del Reino Unido. La independencia es un "querer guardar mi riqueza para mí". Es a la vez legítimo y egoísta.

Alemania es también contribuidor neto a la UE. ¿Por qué no se separa? Pues porque obtiene otros beneficios (en teoría) que le compensan. Y porque políticamente sería absurdo separarse unos años después de haber impulsado la unión. Además, Alemania no está en crisis, por lo que no hay razones para culpar a los demás de sus males. Quizá esa sea la diferencia más importante, además del carácter alemán, más pragmático y realista. Si Alemania, además de ser más rica que el resto de Europa, estuviera atravesando una crisis económica fuerte, quizá la historia sería diferente.

En la era de la Unión Europea (fíjense en la palabra "unión"), es paradójico que en algunos de esos países unidos, existan procesos secesionistas ("desunión"). Como siempre, las circunstancias dominan y forjan esa realidad inventada que llamamos historia.

La gran crisis de 2008 provocará consecuencias a largo plazo. Es la que hace creer a la masa (ignorante por definición) que "sólos" ó independientes, estarían mejor, y habrían podido evitar esa crisis, cuyos culpables siempre son "los demás". Por lo tanto, el independentismo es egoísmo, y también es ignorancia. El culpable de la crisis en Cataluña no es el resto de España. Son los mismos políticos y líderes que gobiernan allí. El nivel de endeudamiento de Cataluña es idéntico al resto. Si hubieran sido capaces de evitar eso, de contener la burbuja inmobiliaria en Cataluña, entonces podríamos decir que "son diferentes". Pero son patéticamente iguales que los demás.

En la era de las uniones y la globalización, es anacrónico plantear secesiones, que en realidad obedecen a ambiciones de poder y gloria de una serie de gobernantes igual de mediocres que el resto.

Otra paradoja: en teoría, los nacionalistas que exaltan el patriotismo, son los de derechas, los fachas. El comunismo (la extrema izquierda) es en origen "transnacional", llama a la unión de la clase trabajadora de todos los países. Su esquema mental de la realidad no responde a fronteras físicas, sino a posiciones sociales. La izquierda históricamente nunca ha defendido los valores de una "patria", todo lo contrario.

Pues bien, tanto en Cataluña como en el País Vasco, los partidos que dominan la ideología independentista son los partidos de izquierda (ó extrema izquierda). Curioso, ¿no? La ideología anarquista también se sitúa en la extrema izquierda.

En resumen, la ideología de izquierdas engloba:
- a los anarquistas,
- a los comunistas,
- a los socialistas, (una de sus características ideológicas es la "igualdad").

Filosóficamente resulta tremendamente paradójico que el independentismo catalán encuentre su caldo de cultivo en ERC, partido de izquierdas.

¿Qué explicación se os ocurre? La mía es ésta:
El inconformismo y protesta social se materializa en la búsqueda de culpables "fuera". Es un mecanismo psicológico clásico en el ser humano, un mecanismo de defensa (en parte), que los psicólogos combaten, porque es irreal y evita que una persona tome las riendas de su vida, afronte sus problemas, y tome conciencia de la responsabilidad de sus actos. El culpar a los demás de nuestros problemas es para un psicólogo, el primer problema a combatir para sus pacientes.

A nivel de una sociedad, parece que funciona igual. Quizá por eso la ideología de extrema izquierda (comunistas, anarquistas) no me seduce: me parece una ideología destructiva porque se define siempre "en contra de algo", busca "combatir" (una palabra fea), ó destruir lo que existe actualmente.

En cuanto a la ideología de izquierdas (socialismo), es curioso que se base en la "igualdad" y a la vez defienda el independentismo cuya base ideológica es "somos diferentes, y por eso no queremos estar juntos con vosotros". ¿No os parece contradictorio? ERC es de izquierdas, y el PSC también. 

De nuevo, se refuerza mi idea inicial: el independentismo es la "solución milagro" que se ha puesto de moda para canalizar la protesta social de los que buscan culpables a la crisis. Por eso encuentra caldo de cultivo en la izquierda, donde históricamente se concentran los inconformistas cuyo idealismo (mal entendido bajo mi punto de vista) les lleva hacia una actitud de protesta permanente y búsqueda de enemigos y culpables para lo que consideran "un mundo injusto" (algo que no es exclusivo de esa ideología ni mucho menos).



Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

jueves, 11 de septiembre de 2014

Referendum Escocia: de nuevo, el Azar enmascarado. Abra su mente.



¿Qué diferencia hay entre lanzar una moneda al aire y un referéndum? Cuando ambos fluctúan alrededor de un 50% de probabilidad, en realidad muy poca.

Si lanzamos una moneda al aire 1000 veces, quizá obtengamos un 52% de caras, y un 48% de cruces. Si la volvemos a lanzar otras 1000 veces, igual sale al revés. A la larga, tiende al 50%, pero según el momento en que hagamos la "foto", puede que haya ligeramente más caras que cruces, ó al revés, siempre oscilando alrededor del 50%.


¿Qué sentido tiene que se tome una decisión vinculante en base a un resultado que depende tanto de la "emoción del momento"? Algo como un referendum de independencia debería tomarse con al menos un 60% de mayoría, ó quizá incluso más. Cuestión de estar más seguros de que eso es lo que realmente quiere "el pueblo".

Pongo "el pueblo" entre comillas porque en mi opinión eso es una palabra que intenta recoger una realidad demasiado compleja como para ser resumida ó condensada en una palabra. La idea de que la Democracia permite la expresión del pueblo está en mi opinión sobredimensionada. No digo que no tenga sentido, porque seguramente es "lo mejor que hemos encontrado hasta ahora", pero de ahí a pensar que es perfecto, hay un enorme trecho. Pero eso es otro debate muy largo.

Volviendo al tema del referendum, los que votan hoy quizá piensen distinto que sus descendientes dentro de 20 años (solamente). ¿Cada cuánto habría que realizar un referéndum para recoger realmente lo que "el pueblo quiere"?

Se mire como se mire, es totalmente absurdo. Pero así funciona realmente la Historia. A posteriori, se buscarán explicaciones de lo más sesudo y rebuscado. La historia está plagada de acontecimientos fortuitos, azarosos. La vida evoluciona gracias al AZAR, a lo aleatorio. Las mutaciones genéticas que se producen en todos los seres vivos de generación en generación son la forma que tiene la naturaleza de "ir probando" a ver si hay algo que funcione mejor. Y la historia, la humanidad, no es una excepción. NASSIM TALEB lo explica muy bien en sus libros. El ser humano intenta disfrazar el azar porque le aporta seguridad; prefiere una mala explicación que una ausencia de explicación.

Pero así funciona la historia. Coincidencias, circunstancias, sucesos encadenados que acaban provocando "saltos" ó "sorpresas". El referéndum en Escocia es una gota en un océano: se podría tomar la decisión lanzando una moneda al aire, y vendría a ser lo mismo: si sale cara, Escocia independiente, si sale cruz, se queda en UK. ¡ En serio, créanme ! La diferencia está en la legitimación a los ojos de la gente, en hacerles creer que "ellos" han tomado la decisión, cuando en realidad el resultado final depende de una confluencia de circunstancias totalmente aleatorias.

Como dijo Gustave Lebon en 1898, en una obra imprescindible como "Psicología de Masas", las ventajas de la democracia no tienen que ver con la expresión del pueblo, sino con la compensación de extremos. Creo recordar también que dijo que en realidad no era necesaria una participación universal, ya que se obtenía el mismo resultado con un porciones restringidas de la población. Hoy día con la tecnología ya no es problema, incluso podríamos votar todos los días, ó todas las semanas, por internet.

La Democracia ofrece al menos una participación al "pueblo", lo que le confiere cierta legitimidad. Pero entiéndanme bien: aquí no hablo de política, sino de filosofía. La lógica forma parte de la filosofía. Y se mire por donde se mire, un referéndum para decidir la independencia de Escocia, con resultados que oscilan alrededor del 50%, es simplemente absurdo. Pero tranquilos: seguramente tampoco pasa nada, porque la sensación de que "todo puede ser diferente" si Escocia se independiza, es otra ilusión. El AZAR también tendrá mucho que decir ahí ;)


Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

sábado, 7 de junio de 2014

La revolución internet 2.0 sigue su marcha imparable. De PODEMOS a lo desconocido.

Como cualquier revolución tecnológica verdadera, los efectos profundos no son visibles para los contemporáneos. Sí, muchos hablan de ello, tuvimos una burbuja financiera en el año 2000, y volvemos a tener una época dorada con los móviles y tabletas. Pero, ¿quién puede medir el alcance y las consecuencias que esto puede tener? Voy a tratar de poner mi granito de arena.

Obama ganó las elecciones gracias al poder de las redes sociales en internet (que se suelen llamar "redes sociales" a secas, cuando en realidad también existen redes sociales fuera de internet). Más recientemente, la "sorpresa" de PODEMOS en España también tiene mucho que ver con la rapidez con la que se pueden propagar ó contagiar ideas con internet en móviles (porque ya no hace falta tener un ordenador, los smartphones son ordenadores).

Internet en el año 2000 fue en los ordenadores. La burbuja explotó... y ahora desde hace unos años, viene la segunda parte: internet móvil, sin necesidad de ordenador. Esto está permitiendo que se popularice realmente hasta personas que nunca antes habían estado "conectadas" a la red.

La gran novedad cuyos efectos son imprevisibles, es que crece la fuerza de los grupos, minoritarios ó no, y por tanto quizá estemos en las puertas de una nueva era, donde las masas estarían mucho más sujetas a explosiones de sentimientos y pasiones. ¿Alguien se ha planteado la posibilidad de que no se puedan controlar las masas debido a esta velocidad de propagación de ideas, rumores, pasiones?

INTERNET es una revolución infrautilizada. Como he dicho alguna vez, podríamos votar cada día desde nuestro ordenador para que la democracia pertenezca realmente al pueblo. Pero, ¿sería eso bueno? ¿Realmente estamos preparados para que cualquier decisión política sea tomada directamente por el pueblo? No lo creo. Ni sería bueno para gobernar de verdad, ni están preparados los que tienen el poder hoy día para realizar esa transición, porque los gobernantes no son líderes en realidad, sino simples figurantes que van a rebufo de la sociedad. No lideran nada, porque siempre van con retraso. No evitan catástrofes, sino que las gestionan como pueden. No dicen verdades sino que disfrazan mentiras.

En el mundo árabe y en otros países como China, internet está mucho más regulado, fiel reflejo de la menor libertad que existe en esos países. Pero aún así, está teniendo su influencia.

Pienso que el caso de PODEMOS no es aislado, y cada vez irá a más. La demagogia crecerá, y espero equivocarme, pero el embrutecimiento de las masas traerá más barbarie en la medida en que se crezcan y se lo crean. La demagogia de la política corre el riesgo de descontrolarse por culpa de internet. Ya veremos.

Lo que tengo claro es que este barco no lo controla nadie. Internet es una revolución que sigue su curso, con consecuencias inimaginables. Todo el sistema se pone en duda. ¿Para qué queremos Universidades si podemos asistir a clases por internet? Podemos tenerlas grabadas y verlas cuantas veces queramos. No hacen falta 1000 profesores en 100 Universidades por toda España. Bastaría un puñado de profesores (los mejores) en una sóla Universidad online. (Estoy exagerando a drede).

El dinero, la moneda se inventó para facilitar las transacciones, y aportó mucha eficiencia respecto al trueque anterior, donde era difícil encontrar dos personas con necesidades y capacidades complementarias. Hoy día, cada vez vemos más en internet la facilidad de conectar personas con necesidades y disponibilidades complementarias. Crece el trueque, y eso reduce el poder del Estado, que intenta mantenerlo (lógicamente). Incluso sin trueque, pagando con dinero, el Estado pierde control. ¿Acaso se pagan impuestos por la compra-venta de segundamano entre particulares? ¿Cobra algo el Estado por cada servicio de taxi del popular servicio BlaBlaCar? Es cuestión de tiempo para que metan la mano ahí, si sigue creciendo. Pero aparecerán nuevas cosas.

Apenas estamos viendo el inicio de las consecuencias que trae la velocidad y alcance de la propagación del conocimiento que permite internet. Para bien, y para mal. Para bien, porque cualquier descubrimiento ó idea buena se propaga muchísimo más rápido que en cualquier otra época de la humanidad. Para mal, porque cualquier brote de pasiones se puede descontrolar igual de rápido. El control de masas siempre ha sido un problema para los gobernantes. ¿Son conscientes del problema que se les echa encima?

Mucho se podría decir del tema. Apenas he rozado algunas ideas, y seguro que hay gente que ha pensado y escrito mucho más sobre el tema. Personalmente no necesito leer a fondo sobre el tema, porque de todas formas, sé que el futuro es incierto e imprevisible. La idea central que quería transmitir es que estamos en pleno proceso de cambio importante, y que debemos prepararnos para cambios fuertes en los próximos años/decenios. Para bien ó para mal, eso no lo puedo decir, porque como todo gran invento, se puede usar para hacer el bien ó para hacer el mal.

Si internet trae una nueva ola de impulso positivo, nos beneficiaremos todos. (No hace falta que se prepare para eso: déjese llevar). Pero si la cosa se desmadra, el momento para prepararse y protegerse es ahora. Vienen curvas: abróchese el cinturón, eso nunca está de más, le protege en caso de accidente y no le impide disfrutar del viaje si todo va bien y es agradable.


Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

lunes, 2 de junio de 2014

RENTA BÁSICA UNIVERSAL. El problema no es técnico (cómo financiarla) sino filosófico (¿es bueno?)

Veo que se está hablando mucho de esta posibilidad (que no es nueva ni mucho menos), y como siempre, veo muchos argumentos técnico-científicos (números), pero pocos filosóficos, que para mi gusto, son siempre más importantes. La Escuela Austríaca tiene mucho de filosofía, y eso me gusta.

Para esta escuela -que siguen muchos value investors como Paramés, aunque más por cuestiones prácticas (análisis del ciclo de liquidez) que por cuestiones filosóficas- la Renta Básica Universal (RBU) es una barbaridad, porque es una variante de ese modelo de sociedad SUBVENCIONADA que tanto critican (por ineficiente y autodestructiva a largo plazo).


Sin embargo, las tesis catastrofistas de esta escuela no se han cumplido durante el s.XX, porque la economía y la sociedad (como la vida) son demasiado complejas como para que quepan en un modelo. En mi opinión, el principal factor que echa por tierra todos los modelos, es un factor incontrolable y difícil de medir: el progreso tecnológico. Las ganancias de productividad han superado con creces cualquier otro efecto negativo: envejecimiento de la población, paro, reducción de horas de trabajo (en Francia por ejemplo), etc.

La RBU sería una nueva forma de economía subvencionada. Personalmente no me desagrada la idea. Me parece propia de una sociedad civilizada avanzada. El problema es que no veo que España (ni Europa ni EEUU) esté todavía a ese nivel de desarrollo y civilización. Eso es lo que realmente me preocupa, y lo que me hace ser pesimista. No veo un avance paralelo en la "calidad humana", tanto emcional como intelectual.

La idea de una RBU me parece incluso lógica para simplificar. Se reducirían prestaciones de desempleo, y al NO SER SUSTITUTIVA sino complementaria a una renta del trabajo, no se producirían los efectos perversos actuales en los que algunas personas prefieren estar en paro antes que trabajar, ó se toman un "período de descanso". La prestación por desempleo es considerada hoy día como "una renta" y no como un "subsidio ó ayuda".

Esa RBU podría tener el efecto de bajar los sueldos, al menos un parte de ellos, lo cual sería bueno para las empresas y la competitividad, siempre que los impuestos necesarios para compensar no sean superiores...

La RBU también sería más JUSTA, porque todo el mundo tendría derecho a ella, simplemente por ser español. No podría haber fraude en este sentido, y eso es importante para un país como España.
El verdadero problema para mí, es filosófico. ¿Cómo reaccionaría el ser humano si tiene "garantizada" la supervivencia? Según la escuela austríaca, sería catastrófico. Dicha Escuela se basa en el comportamiento REAL (y no idealizado) del ser humano, que en muchos aspectos se topa con la Psicología humana.

¿Qué tendemos a hacer cuando no necesitamos esforzarnos? No hablo ya de inmigrantes acostumbrados a vivir con muy poco, para quienes una RBU sería como ganar la lotería, sino de personas que han nacido ya en las sociedades de consumo occidentales.

Hay una realidad humana, física, psicológica, que es la que realmente deberíamos estar analizando, y sobre la que se debería debatir a fondo, para plantear esa RBU. Técnicamente es financiable: es cuestión de reorganizar las prestaciones del Estado. En mi opinión el problema es más profundo.

Soy idealista, y por eso me atrae mucho la idea de una RBU, ya que sería una forma extraordinaria de igualar ó nivelar las oportunidades de partida para todas las personas. Pero habría que pensar muy bien cómo mantener la PRESIÓN vital imprescindible para no caer en la desidia y el aletargamiento propios de las sociedades del bienestar. Un debate abierto y sin resolver en todas las civilizaciones que a lo largo de la historia han ido consiguiendo un elevado nivel de confort...

Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

viernes, 25 de abril de 2014

La utopía del progreso: ¿se puede reducir el sufrimiento en la Tierra? Sobre el cambio permanente, las crisis y la evolución.

Vamos a hablar ahora de una idea profunda: la posibilidad de erradicar el sufrimiento en la tierra, el objetivo del progreso y la innovación.

Hoy día existe la creencia unánime de que el progreso es el camino correcto. Se considera que la humanidad va a mejor cuanta más tecnología descubra, implemente y utilice, y que la CIENCIA nos aporta más bienestar y felicidad. Es tan difícil sugerir siquiera que eso no es correcto, que podemos considerar que se trata de uno de los dogmas de la era moderna. Por progreso se suele entender “progreso tecnológico“, dando por hecho que eso también implica progreso social y progreso moral (es decir, mejora de la calidad del ser humano, de sus cualidades morales como la generosidad, bondad, respeto, humildad, etc). Sin embargo, eso es un grave error, porque es posible que no sólo no vayan de la mano, sino que incluso vayan en sentidos opuestos, ocurriendo que el progreso tecnológico (y las mejoras de productividad asociadas) estén enmascarando un declive ó decadencia moral. De ser así, el riesgo es mayúsculo: en el momento que desapareciera esa tecnología que nos hace tan productivos, afloraría toda la mediocridad oculta…

¿Son reales las percepciones que tenemos muchos sobre la degeneración de la juventud ó el ser humano siempre ha tenido la sensación de que la juventud “va por mal camino“? Es un tema largo, polémico y profundo, en el que no pretendo entrar en este artículo. Seguramente hay parte asociada al crecimiento de la edad media de la población, y parte real.

¿Es posible erradicar el sufrimiento? Según todas las religiones (desde el budismo hasta el catolicismo), eso no es posible. Desde un punto de vista científico, parece que se confirma.

La vida, la naturaleza, están en cambio contínuo. El CAMBIO, es decir, la DINÁMICA, son la forma de perpetuar la vida. ¿Cómo se consigue eso? Con un simple mecanismo iterativo de prueba y error, donde el AZAR (al menos aparente, para que no se enfaden los creyentes), tiene todo el protagonismo. Las mutaciones genéticas de todos los seres vivos son las que aportan revoluciones. A veces son insignificantes, otras veces son increíbles, para bien ó para mal.

Cada vez que se juntan un hombre y una mujer para engendrar un bebé, éste último incorpora cualidades de ambos, tanto buenas como malas. Y además, esa interacción puede generar alguna “mutación” ó cambio “imprevisto”. Sé que científicamente se puede expresar mucho mejor, pero no es mi objetivo. Me quedo con la idea esencial, la del cambio, la de la mezcla y el ensayo y error. Así funciona la vida: siempre probando cosas nuevas… a ver qué sale. Hay que cambiar, es obligatorio, y la diversidad favorece el cambio (aunque demasiada diversidad también podría tener efectos perversos).

Filosóficamente lo hemos tratado muchas veces. Todo lo que existe, existe gracias a su contrario, a su opuesto. Sin ese contrario, no se puede hablar de existencia. Frío y calor, día y noche, amor y odio, tristeza y felicidad, y un sinfín de opuestos, nutren la galaxia. Es otro tema que da para mucho. Aquéllos que pretenden anular la existencia del diablo, no se dan cuenta de que debe existir para que Dios exista. Conceptualmente, así debe ser. En el momento en que concluyes que el diablo no existe, entonces también anulas a Dios. No hay Dios sin Diablo, no hay bien sin mal…

Por eso, cada vez que la ciencia consigue controlar una enfermedad, debemos saber que aparecerán otras. Es ley de vida. ¿Es por tanto lícita la aspiración del progreso como dogma ó filosofía de vida para reducir el sufrimiento en la tierra? No lo sé, pero desde luego, es lícito tener dudas.

De la misma manera, dos personas buenas pueden “fabricar” un psicópata asesino, y dos personas malas pueden fabricar una buena. Porque la vida es mágica y no la podemos controlar. Quizá porque influyen trillones y trillones de variables, preferimos hablar de “azar”, resumiéndolo en algo modelizable matemáticamente, al menos de forma aproximada, reduciendo así una parte de la incertidumbre.

No sólo las mutaciones genéticas provocan cambios. También la influencia del entorno puede llegar a ser decisiva, y eso es algo que la ciencia moderna, capitaneada por el mercantilismo del capitalismo americano, muchas veces olvida. O quizá no lo olvida, sino que lo ignora voluntariamente, porque sin enfermedad diagnosticada (es decir, sin “etiqueta”), es mucho más difícil vender la medicina “que te cura”.

¿Qué consecuencias tiene eso a nivel financiero y económico?

Pues que las crisis son tan necesarias e inevitables como las enfermedades, porque sin enfermedades tampoco puede haber gente sana. Porque el cambio permanente que gobierna la evolución nos garantiza que para bien o para mal, en un futuro todo habrá cambiado. La prueba y error, mecanismo básico y fundamental de la vida, también se aplica a la economía. A veces sale bien y otras no. Por muy bueno que sea el verano, siempre llegará el mal tiempo.

Los experimentos históricos de la FED y otros bancos centrales, son un experimento histórico, algo que nunca antes se había visto en la humanidad. Puede salir bien ó no, pero que quede claro: es un experimento inédito. Es una respuesta a una crisis inédita. Es una adaptación al entorno, a la que seguirán otras. Cada inversor, consumidor, trabajador, empresario, etc, tomará decisiones en cadena, y se adaptará también al entorno. Según el capitalismo, eso se hará buscando siempre nuestro propio beneficio, y eso será beneficioso para la sociedad en general… ó no. La cuestión es que cada cambio provoca nuevos cambios. Quien hace la ley hace la trampa; los cambios en la normativa bancaria (Basilea) son cambios temporales: el sector financiero (y toda la economía) terminarán encontrando la forma de rodearlo y volver a cometer barbaridades.

De una forma u otra, volveremos a cometer errores, porque cambio significa acción, y acción significa tanto ‘error’ como ‘acierto’. Y como seres humanos supuestamente racionales, debemos intentar protegernos de catástrofes y desgracias, no cuando vemos el cielo gris, sino cuando hace buen tiempo. No sabemos de dónde llegarán, pero sabemos que llegarán. Porque son inevitables en un Universo donde el cambio es ley de vida.

Como inversores, AHORA es el momento de pensar cómo fortalecer nuestra estructura vital (y no sólo patrimonial). Aunque la mayoría sólo se asustarán cuando su destino ya no dependa de ellos y esté en manos de la masa. Dice un refrán bursátil: “sé codicioso cuando los demás son temerosos, y sé temeroso cuando los demás son codiciosos“. Difícil de aplicar.

Digo “ahora” por no decir “siempre”. En realidad, ahora es más fácil porque tenemos tiempo, no hay peligro de catástrofe inminente. En realidad todo inversor debería centrarse siempre en los riesgos. Eso es difícil para los optimistas vitales. Y un peligro para los pesimistas existenciales. En ambos casos, la realidad depende del color del cristal con que se mira, y lo difícil (casi imposible) es “ver la realidad tal cual es”.

Mientras intentamos ser lo más objetivos posibles, lo cierto es que comprender cómo funciona el mundo, cómo funciona la economía, es el primer paso para invertir con éxito. Y por eso considero que cualquier inversor debe ser ante todo, filósofo.


Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en el blog www.global-trader.net

miércoles, 12 de febrero de 2014

Suiza aprueba polémica ley con un 50,30% de los votos: excelente ejemplo de la influencia del azar

Los suizos han votado restringir la entrada de extranjeros (con cuotas), lo cual incluye a la UE. Ha sido un referéndum sobre una ley polémica, y obviamente los periodistas han encontrado un buen filón para vender emociones y titulares impactantes. "Los suizos deciden limitar la entrada de extranjeros a su mercado laboral".

Sin embargo, ésto es pura ilusión. Un resultado tan ajustado, 50,30% a favor del sí, es puro azar, fruto de la aleatoriedad. Podrían repetir el referéndum cada 3 meses, y seguramente dentro de 10 años, habría salido la mitad de las veces el sí, y la otra mitad el no.

Es un excelente ejemplo de lo que el azar puede provocar en esa otra ilusión que llamamos "Historia". La UE podría tomar medidas, y eso desencadenar otra serie de sucesos que al final tengan consecuencias significativas. Aunque lo más probable es que no pase nada, porque el azar funciona así: la mayor parte de las veces no pasa nada, pero el día que "prende la mecha", las consecuencias pueden ser muy graves (para bien ó para mal).

De todo eso habla Taleb en sus libros.

¿Qué más da que haya salido un 50,30% ó un 49,70%? Pensar que este referéndum expresa "la voluntad del pueblo" es pura ilusión.

Esta decisión política se podría haber tomado lanzando una moneda al aire y habría sido exactamente lo mismo. Pero mucho más rápido y barato. La diferencia es que así hay legitimidad, en la medida en que todos nos creemos que votando se expresa la "voluntad del pueblo" (cosa que claramente no ocurre lanzando una moneda al aire). 

Desde luego, hay más legitimidad popular con un referéndum que lanzando una moneda al aire. Pero el concepto de "voluntad del pueblo" es en mi opinión muy abstracto y significa mucho menos de lo que nos quieren hacer creer. Es pura ilusión, pero de ilusión también se vive...


Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en la sección FILOSOFIA del BLOG de www.global-trader.net

miércoles, 29 de enero de 2014

Independencia de Cataluña: la burbuja, el poder central y los cisnes negros, tres ideas para la reflexión


Mucho se ha dicho y escrito al respecto, y no soy ningún experto en la materia. Pero hay algunas ideas que llevo madurando un tiempo y me parecen relevantes.

La primera es llamar la atención sobre una realidad: ¿cuándo se produce el "movimiento" de independencia? Justo después de la mayor crisis occidental desde la segunda guerra mundial. ¿Casualidad? Evidentemente no. Las masas necesitan cabezas de turco y culpables a sus problemas. Es mucho más cómodo echar la culpa a los demás que asumir su responsabilidad. Lo que va implícito en todo el proceso es que la culpa de los problemas de Cataluña los tiene el resto de España, y en concreto el poder central.

Es increíble, pero a veces las hipótesis más absurdas y ridículas "cuelan", y la opinión pública las asume como verdad absoluta. ¿Cómo luchar contra eso? Difícil, porque se trata de fe, de dogmas, de creencias. 

En segundo lugar quiero comparar el caso francés con el caso español. En Francia hay un poder centralizado fuerte. El ministerio de educación es poderoso, y lleva decenios educando a los alumnos en la idea de una República, y fomentando la identidad nacional. En España, recuerdo que tuve un amigo de niño que se fue a vivir a Barcelona, y me escribió diciendo que estaba bien pero le estaba costando porque las clases eran todas en catalán y no había posibilidad de tenerlas en español. Recuerdo que eso me llamó mucho la atención.

Hace 30 años que por cuestiones políticas ó por lo que sea, Cataluña está formando a los niños en una fuerte identidad catalana. Seguramente han ido siendo concesiones a cambio de apoyo político a corto plazo. No debería sorprendernos entonces que exista ahora en Cataluña una fuerte identidad nacional (además de lo dicho antes sobre la crisis). Si la historia que se enseña en los colegios en cataluña no es la misma que en Madrid, ¿cómo pretender que se sientan parte de lo mismo? La situación actual es el resultado de los últimos 30-40 años de política "laxa", es decir, de un poder central "débil" (en comparación a lo que ocurre en Francia). La burbuja inmobiliaria en España y la crisis subprime de 2008 que funcionó como detonante (aguja que pincha la burbuja), son el "botón que activa la situación latente".

Así funciona la historia: sucesión de hechos, de realidades que se van solapando, sin ninguna intención clara a priori, ni forma de predecirlo. Algunos acaban viendo complots, pero eso es mera ilusión. Sólo son "circunstancias", que es de lo que va la historia. La forma en que Zapatero llegó a ser Presidente es lo que terminó de abrirme los ojos al absurdo de la "opinión pública", a la emoción pura como directora de nuestras acciones.

La tercera idea que quiero desarrollar tiene que ver con el carácter ilusorio de lo que nos cuentan como "Historia". El que haya leído (y comprendido) a Nassim Taleb, sabrá perfectamente de lo que hablo. La Falacia narrativa consiste en dar una explicación a posteriori que parezca no sólo posible, sino cierta. El ser humano necesita comprender, necesita darle un sentido a las cosas. Y prefiere tener una explicación, aunque sea mala (ó errónea), que no tener ninguna. Eso nos da seguridad. Preferimos antes una falsa seguridad que una auténtica incertidumbre.

Pues bien, lo que llamamos historia es un "cuento" que modela el pasado. Le damos forma a algo que es una abstracción. Y cuando intentamos observar el pasado sin prejuicios, vemos en realidad una sucesión de imprevistos y de azar, que no sólo son imposibles de vaticinar, sino que son invisibles e inconscientes para los contemporáneos. Un ejemplo: el término "Revolución industrial" se acuñó después; para nada eran conscientes los ingleses de la época de estar viviendo una "revolución". Y al revés: es natural que el ser humano considere siempre que está viviendo un momento "único" en la historia de la humanidad. A nadie le gusta pensar que es intrascendente...

Siendo la historia una sucesión de acontecimientos y giros imprevisibles, a menudo ocurre que nos salimos por la tangente. En ese sentido, me pregunto: ¿podría ser que el movimiento actual acabara provocando el efecto contrario? Es decir, un fortalecimiento de España como país y un debilitamiento de la identidad catalana a largo plazo? El desafío actual parece que tendrá consecuencias, hacia un lado ó hacia otro.

Si el proceso fracasa, quizá se podría revertir el proceso de los últimos 30 años: obligando a ofrecer la posibilidad de estudiar en castellano, unificando desde el poder central las clases de historia, etc, quizá dentro de otros 30 años la identidad catalana se haya diluído...¿? Es una mera conjetura, reflexiones en voz alta.

En resumen, las tres ideas centrales:
  1. Sin burbuja inmobiliaria salvaje y crisis subprime en EEUU, no estaríamos hablando de independencia de Cataluña. En 2006, en plena euforia, los catalanes estaban encantados de formar parte de España y de Europa.
  2. La situación actual es también consecuencia de los pactos políticos de los últimos 30 años, delegando cada vez más a cambio de apoyo político central. Una "debilidad" que seguramente es también reflejo y consecuencia de la opresión de la etapa franquista anterior...
  3. La historia es imprevisible. A veces el tiro te sale por la culata. ¿Y si al final todo este proceso provocara un efecto contrario, es decir, un fortalecimiento de la idea de Cataluña dentro de España?
Sea como sea, el proceso es tan incierto como lo fue el posible rescate a España: ni ellos saben cómo acabará. Lo único cierto es que es la crisis actual en Europa es inmoral, considerando las diferencias que sigue habiendo entre el nivel de vida en Europa y en Asia ó África; igual que es inmoral que se hable tanto de la independencia y no de todo lo que estos y otros políticos no hicieron para evitar una burbuja destructiva y todo lo que se asocia a ella (corrupción, paro...).


Este artículo ha sido publicado por Niko Garnier,
en la sección FILOSOFIA del BLOG de www.global-trader.net

sábado, 4 de enero de 2014

La ética en la banca, las empresas y el Estado: Sociedades Anónimas, capitalismo y democracia

Tuve un profesor de contabilidad en la universidad que decía que S.A. (Sociedad Anónima) significaba también “Sin Alma”.

Desde hace muchos años está de moda la ética en los negocios, el comercio responsable y justo (dando a entender que “normalmente” es injusto), las fundaciones de grandes corporaciones, etc. Este último punto siempre me ha chocado mucho, sobre todo en los bancos, que parecen querer lavar su imagen con “obra social”, lo cual para mí sólo empeora las cosas. Voy a explicarme.

El BIEN debe hacerse con la única finalidad de hacer el bien (y sentirse mejor quizá…). A partir del momento en que se hace el BIEN por cuestión de imagen, para beneficiarse directa ó indirectamente de esa actividad, entonces ya está bajo sospecha. Es decir, el BIEN no debe ser utilitarista, finalista.

Personalmente preferiría que la banca fuera totalmente transparente y más barata, antes que tener costosas fundaciones dedicadas a “hacer el bien”. Si quieren mejorar la sociedad, que se dediquen a hacer bien su trabajo, a cobrar menos a las empresas, y eso será de sobra suficiente. Si quiero hacer donativos a una ONG, ya me encargaré yo de ello, pero lo que me parece obsceno es que me cobren más comisiones en mi actividad bancaria para desviar parte de esos fondos hacia una Fundación-ONG encaminada a mejorar su imagen.

Por otra parte, la ética de las empresas en general es igual de discutible: a partir del momento en que vigilas tu comportamiento para tener buena imagen, ya estás bajo sospecha. Es de cajón: las empresas buscan hacer negocios y ganar dinero, y si los motivos de ser éticos y transparentes son tener buena reputación y prestigio, es obvio que no estamos ante una S.A. especialmente decente y caritativa, sino ante una empresa que sabe que debe tener un comportamiento intachable para seguir vendiendo.
De lo anterior se puede concluir algo importante: el incentivo de las empresas para ser éticas y honestas no es el BIEN “en sí mismo”, sino el poder seguir ganando dinero. Y en ese caso no se debería hablar de ética, sino de simple gestión y lógica empresarial, de un simple “hacer las cosas bien”. Las empresas no deberían vanagloriarse de su ética, porque por definición, un ente “Sin Alma”, no puede tener ética (ni buena ni mala).

Creo que la deriva actual es peligrosa, porque conduce a una deshumanización general de la sociedad y la economía, donde el BIEN ya no lo hacen los seres humanos (por ejemplo las Familias), sino instituciones ANÓNIMAS como grandes empresas y el Estado.


Del mismo modo en que no deberíamos mezclar churras con merinas en el ámbito empresarial, creo que cometemos otro error en el plano político: el Estado tampoco es una ONG responsable de hacer el bien, ó al menos no debería ser su actividad principal. Sin embargo, cada vez observamos más esa tendencia a “parecer buenos”, quizá porque obviamente eso da votos para ganar las elecciones. En la guerra, un General se puede ver obligado a  sacrificar un grupo de soldados para proteger al resto (a la mayoría). Es un dilema ético terrible, sin solución (a corto plazo). ¿Qué pasa cuando un ESTADO se enfrenta a un DILEMA ÉTICO de ese tipo y está más preocupado de su imagen que del resultado final para la mayoría? Es un problema serio, al menos en el plano teórico.