HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

sábado, 15 de diciembre de 2012

Paralelismos entre los casos Kerviel (broker) y Armstrong (ciclista). Pierde el Sistema

El bróker francés KERVIEL fue condenado por hacer perder 5000 millones al banco Société Générale, y hace unas semanas no prosperó su recurso, reafirmándose su condena. Lo que más me llama la atención es que dicen (al menos los periodistas) que fue condenado “por perder 5.000 millones a SG“, y NO por las prácticas realizadas.

Otro bróker en UBS le hizo perder 2.000 millones, y un bróker de JP Morgan en Londres también les hizo perder varios miles de millones. En mundo de tiburones, eso ocurre. La cuestión, como diría TALEB, es que sólo nos fijamos en la parte del iceberg visible, cometiendo el error burdo y bárbaro de pensar que lo que vemos es “toda” la realidad, y no hay nada más.
Al contrario, podríamos pensar que son prácticas habituales. La única forma de que un trader le haga ganar 5.000 millones a un banco, es que otros los pierdan: el mercado es un juego de suma cero (aquí hablamos de derivados, donde está muy claro, aunque sostengo que también en bolsa viene a ser lo mismo, pero eso es otro debate…).

Si condenan a Kerviel, lo que me gustaría es que condenaran también a otro bróker por prácticas delictivas que hayan dado beneficios. Eso sería magnífico en un mundo ideal. Pero no, sólo te condenan si pierdes… y te pillan. Eso es lo que nadie dice…

Por no hablar del ridículo total que hace Société Générale, una razón por la que yo nunca invertiría en ese banco (y quizá en ninguno otro). ¿Cómo voy a fiarme de sus mecanismos de seguridad? (suponiendo que no mienten y nadie estaba al corriente, lo cual es muy dudoso igualmente…). Sea como sea, la sensación de inseguridad que transmiten es para salir corriendo.

Y se me ocurre un paralelismo con el caso ARMSTRONG, donde en mi opinión quien más pierde es la Federación de ciclismo internacional, que básicamente nos viene a decir que hace 10-15 años que no sirven para nada, y no tienen ningún control sobre el mundo del ciclismo. Sin duda estamos ante un caso de psicología donde la necesidad de encontrar una cabeza de turco prevalece por encima de todas las cosas. Culpan a Armstrong, pero para mí quien hace el ridículo más absoluto es el Ciclismo. Quien más pierde, de lejos, es el ciclismo.

Le quitan los 7 TOURS que ganó, pero deciden dejarlos desiertos. Claro, lógicamente, porque si les tienen que dar el dinero del premio a otros… Ahora, cuando se estudie la historia nos dirán: “los Tours de todos estos años, no los ganó nadie“. Menuda broma.
No sólo eso: ¿cómo estar seguro de que el 2º, 3º y sucesivos no se doparon? Seguramente lo hicieron varios, y en ese caso Armstrong sería justo vencedor: todos compiten con las mismas reglas, ¿no?

En fin, esto es un debate largo y controvertido. Las conclusiones importantes en mi opinión:

  1. el dinero lo corrompe todo: el deporte se convierte en espectáculo, y en negocio. Las Olimpiadas por ejemplo, no tienen hoy día ningún sentido más allá del enorme negocio que generan. (por poner un ejemplo). En la banca (y en cualquier parte), se pueden hacer trampas para ganar… siempre que no te pillen. ¿Por qué sorprendernos de que un tiburón ataque a otro? Forma parte de su naturaleza agresiva y competitiva. Es como fabricar coches de 300 caballos para no correr…
  2. el mundo funciona mucho peor de lo que nuestras mentes infantiles tienden a creer. Muchas cosas que parecen imposibles ó muy poco probables, ocurren a diario. Siempre pensamos que los organismos oficiales, que las grandes empresas, las grandes instituciones, por el mero hecho de serlo, funcionan bien y son eficientes. Igual que los niños en el colegio, que no pueden imaginar que sus profesores se equivoquen, ó no sepan algo: son figuras de autoridad (ver el experimento de MILGRAM). Lo difícil es asumir esa incertidumbre, vivir con escepticismo: desaparecen las referencias que nos dan seguridad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario