HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

miércoles, 19 de junio de 2013

Blueseed, Ciudad flotante en aguas internacionales a 20km de Silicon Valley: Mientras unos dialogan y otros guerrean, EEUU a lo suyo.

Mientras en algunas partes del mundo sólo saben hacer la guerra y en otras sólo saben dialogar y discutir sobre ideologías, en otras partes del mundo sólo les preocupa poder llevar a la práctica las ideas que tienen las mejores mentes del planeta. Al igual que las estrellas y galaxias del universo siguen en expansión (alejándose unas de otras), parece que la humanidad también sigue en expansión, no sólo por número de habitantes sino también por la distancia que separa a unos habitantes del planeta de otros (en forma de vida, conocimientos, sabiduría, desarrollo etc). No olvidemos que en muchas partes del mundo se sigue viviendo como en la edad media en Europa prácticamente…


Ese “ente” que llamamos “Humanidad” parece cada vez más disperso y heterogéneo, aunque por otro lado es cierto que el imperio Yankee sigue expandiendo su cultura y sus valores, así que no sé muy bien cuál es la realidad. Por un lado la globalización permite un contagio y una imitación mucho más rápida, pero por otra parte hay partes estancadas y otras en explosión.

El caso es que los ingenieros y científicos siguen a lo suyo: descubriendo e innovando. Gracias a eso, el salto en productividad en los últimos 100 años ha sido absolutamente explosivo. Una de mis ideas reiterativas y más importantes es que el dogma del progreso está equivocado, y hay pruebas de sobra. Esa productividad sería de sobra suficiente para que todos vivamos con las necesidades básicas cubiertas. Sin embargo, pagamos más impuestos, trabajamos igual (aprox.), y tenemos millones de personas en paro. Es absurdo.

Este post viene a raíz de ésta noticia:
Dos empresarios estadounidenses planean construir una colonia flotante en el Océano Pacífico, donde van a reunir a los científicos más prestigiosos del mundo, que no han conseguido un visado para entrar en EE.UU. La colonia flotante, que consistirá en un gran crucero estacionado a 20 kilómetros de la costa de California, al sudoeste de la bahía de San Francisco, lo que les permitirá estar conectados con Silicon Valley, sin ser residentes ni necesitar visado.

¿Qué es el mundo? Pues simplemente el resultado de nuestras acciones. Los miles de millones de seres humanos se pueden separar en dos grupos:
  1. Los que suman
  2. Los que restan
Mientras los Estados de la vieja Europa siguen legislando con leyes cada vez más opresoras que regulan la actividad hasta el más mínimo detalle, mientras suben los impuestos y fomentan la mala asignación de recursos, mientras Oriente Medio y Africa se desangran en guerras interminables, en EEUU siguen en una carrera desenfrenada por el progreso.

Todo lo que se dilapida en gobiernos y sociedades opulentas, se compensa (en parte) con la productividad creciente gracias al desarrollo de la técnica y la ciencia. Unos inventan y crean productos que nos hacen la vida más fácil, y otros ponen trabas para que esos inventores puedan trabajar, y para que la sociedad “fluya” con armonía.

¿Quién ganará, el optimista ó el pesimista? A largo plazo todos muertos… pero mientras haya vida, hay camino, y mientras avancemos, tenemos que confiar en la riqueza material que genera el capitalismo (con todos sus defectos). Estamos en una huída hacia adelante, y quizá al final esté el precipicio. Pero mientras no lleguemos no lo sabremos, y mientras tanto, seguimos avanzando.


El progreso técnico (para bien ó para mal), es imparable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario