HOME BLOG MERCADOS ECONOMIA FILOSOFIA

viernes, 25 de enero de 2013

Posibles Cisnes Negros: un ejercicio teórico

Aunque los cisnes negros son por definición imprevisibles, inimaginables, se ha puesto de moda hablar de “cisne negro”, aunque seguramente Nassim Nicholas Taleb se debe cabrear a menudo viendo la ligereza e inexactitud con la que se usa el término que él puso de moda…

Yo no voy a hacer menos, porque en realidad todo ésto que voy a decir no son verdaderos cisnes negros según los define en sus libros (que me encantan, por si alguno no lo sabe todavía).

Llevo unos días pensando qué puede frenar el impulso alcista del mercado. Sobre todo qué puede salir mal en 2013. Factores de riesgo hay un puñado, pero… ¿cuándo no los hay?

En cualquier caso, me parece un ejercicio interesante, divertido, y creativo. Ahí van unos cuantos “CISNES NEGROS” en perspectiva…
  1. Fin del comunismo en China? Eso sería un bombazo. Antes veo la caída de Corea del Norte, aunque ahí podría haber un desenlace diferente. ¿Crisis nuclear? Es un riesgo que nos cuelga de la nariz desde hace 60 años. Que no haya pasado nada mucho más grave no nos garantiza nada. Me remito al artículo de hace unos días sobre Probabilidad, la lotería y lo nuclear
  2. Siguiente con el tema atómico: ¿qué puede pasar con IRÁN? Sorprendido estoy de que el mundo islámico no haya hecho cosas más graves. Locura y enajenación mental, con medios crecientes… no sé. Difícil que salga algo bueno de ahí, en medio de una explosión demográfica. Muchos jóvenes y pocos viejos es peligroso. Sobre todo si los viejos están medio “locos”.
  3. Para ser más optimistas: la ciencia avanza. Nuevas fuentes de energía como el HIDRÓGENO, ó el polémico gas de esquisto, podrían suponer un importante cambio del equilibrio geopolítico mundial. ¡ EEUU podría ser autosuficiente ! más info sobre el gas de esquisto aquí y aquí.
  4. La burbuja de la renta fija es un claro riesgo. No sólo soberana (BUND y otros en rentabilidades reales negativas), sino también corporativa. Los bonos basura están otra vez dando señales de confianza excesiva… No sé cuándo, pero ésto es una situación anómala e insana.
  5. La subida de tipos no parece cercana, al menos durante los próximos años. Eso sí, quiero destacar la contradicción de los que auguran una vuelta del crecimiento sin pensar en que eso implica subidas de tipos (empezando en EEUU y después contagiándose a Europa?). En España, donde no pintamos nada a escala mundial, dependemos de esos tipos bajos: si por cualquier e inesperada razón (cisne negro) empezaran a subir demasiado pronto, sería nefasto para las familias (sube euribor, suben hipotecas), las empresas (todavía muy endeudadas) y el Estado (manteniendo prima de riesgo, el coste de financiación sería inasumible).
  6. DEFLACIÓN? Por ahora no lo parece en absoluto. INFLACIÓN? Tampoco, pero si llega el crecimiento…
  7. Chipre puede salir del euro? Por ética y moral debería. Sería el primer caso. No tiene porqué provocar efecto en cadena, pero sería un hito. Reino Unido y el referéndum… otra flipada.
  8. DEMOGRAFÍA: como digo a menudo, es la CLAVE más ignorada. Europa cae por culpa de la natalidad. La inmigración (islámica en gran parte) está cambiando la faz de Europa, y seguirá así. ¿Cuándo se alcanzará un punto de inflexión? ¿Francia república islámica? Aquí las combinaciones son muchas, y es donde más veo un posible CISNE NEGRO: por ejemplo, que la extrema derecha francesa gane las elecciones, con consecuencias imprevisibles. No es nada descabellado.
  9. Por último, ¿cuándo empezará EEUU a reducir déficits y niveles de deuda? ¿Cómo lo hará? ¿Qué consecuencias tendrá? Recuerdo un artículo público de Warren Buffet en el año 2003 avisando de los riesgos del déficit gemelo, sus consecuencias, y alguna solución. Ni caso. Desde entonces, la situación se ha agravado. ¿Les saldrá bien a los USA la permanente huída hacia adelante? Como vengo diciendo, no veo cambios reales en la CULTURA DEL CRÉDITO, porque eso es difícil hacerlo por las buenas.
Aquí hay mucho que decir. Sólo quería hacer una breve lista. Seguramente hay muchas más posibilidades. ¿Se os ocurre alguna?… el tema dará para más.


Creo que es una actitud permanente que hay que tener, la de imaginar lo inimaginable, anticiparse a grandes cambios, tanto negativos como positivos. Darle al coco de forma creativa, independiente, sin prejuicios… es algo difícil. Es una actitud. Con obstáculos, pero hay que intentarlo.

jueves, 24 de enero de 2013

Más normas restrictivas y examen de conducir más duro: avanza el Estado, retrocede el Individuo

Dicen que van a endurecer el examen del carnet de conducir, tanto el teórico (cuya base de datos pasará de 800 a 15.500 preguntas) como el práctico (duración mínima 25 minutos, y preguntas de mecánica y mantenimiento general). No me parecen mal algunas de esas medidas, sin duda hay mejoras. Pero el enfoque general me sigue pareciendo equivocado, fiel reflejo del rumbo de las sociedad.

Se plantea por ejemplo reducir la velocidad en carreteras secundarias de 90 a 70 km/h. Quizá en algunos casos sea correcto, pero más me parece que el problema no está en endurecer las normas, sino en hacer cumplir las que ya existen. De nada sirve bajar el límite a 70 km/h si la gente que vive en la zona y se conoce las carreteras, es la que ya supera holgadamente los 90 km/h.

En realidad, estamos con el problema de fondo más grave en la sociedad actual: la creencia de que legislar es igual que educar. El dogma consiste en considerar que el Estado es quien debe asumir el rol de educar y formar (en sustitución de la familia u otras unidades “informales”). Cuando digo Estado me refiero a todas sus variantes, lo cual incluye en parte el colegio (aunque eso es otro tema largo y delicado). Si la mejor (y única) forma de conseguir que la gente no tenga un determinado comportamiento es prohibirlo, mal vamos. Muchos dirán que no es la única, que hay otras. Pero a mi alrededor sólo oigo hablar de eso. Nadie habla del origen moral y filosófico de los “valores”, de sus fundamentos, de su lógica, etc.

Digamos que hay varias formas de conseguir que el ser humano se comporte de una determinada manera. Eso son los valores, que van mucho más allá de la “legalidad”. De hecho la legalidad es reflejo de los valores.

Durante siglos, la Iglesia y la religión (en Europa) se encargaban del “control de las masas”, lo cual nos incluye a todos (porque todos somos parte de la masa). El “miedo” es sin duda un elemento de control. Las creencias sobrenaturales han sido en toda la historia de la humanidad un importante elemento de auto-regulación. Para bien ó para mal, al margen del juicio moral que nos merezca, lo cierto es que es una forma muy efectiva (práctica) de regular comportamientos (otro tema polémico).
El problema es que hemos borrado eso de un plumazo sin preguntarnos cuáles serían las consecuencias. Creo que fue Lord Byron el que dijo: “Cuando la gente deja de creer en Dios, empieza a creer en cualquier tontería“. La imposición del Estado puede no ser suficiente. El mejor control es el autocontrol. Pero, ¿cuál es su origen? Lo inculcado en la niñez a través de la educación (en la familia y el colegio), es primordial.

Aquí entramos de lleno en un debate largo y profundo: el de la libertad y la responsabilidad. Porque al suprimir el miedo a lo sobrenatural, nuestras sociedades contemporáneas y modernas han dejado paso a un vacío que se debe rellenar.

Vivir en una sociedad libre implica una máxima responsabilidad individual. En la medida en que no ejerzamos esa responsabilidad, ó no aprendamos a hacerlo, la libertad retrocederá de nuevo. No se puede ser libre sin ser responsable. Si somos libres de endeudarnos para comprar una casa, debemos ser responsables y asumir las consecuencias. Si después queremos eludir esa responsabilidad alegando desconocimiento y mala información ó abuso, entonces estamos rompiendo las reglas del juego, y el sistema no funcionará. Por eso antes de querer ser libre habría que preguntarse: ¿estamos preparados?

El tema de la libertad y la responsabilidad es la clave. Si el Estado intenta imponerse más y más, es que intenta suplir las carencias que como individuos tenemos. Si fuéramos perfectos, no necesitaríamos Estado. Cuanto más Estado, menos individuo, menos libertad, menos responsabilidad.
Una vez expuestos estos razonamientos teóricos, quiero volver al tema inicial y con eso termino.

En mi opinión el problema de la conducción (en España y fuera también) no es un problema de leyes y normas, de límites y controles radar, sino de educación y respeto. De caballerosidad. La misma educación que se tiene fuera del coche. Estoy harto de ver la agresividad de la gente al volante. Ejemplos:
  • La aceleración a la salida de una rotonda, ó de un semáforo, ó simplemente de parado, nos muestra qué tipo de conductor (y de persona) tenemos delante. Acelerar con agresividad no es ilegal (salvo conducción temeraria), pero a mi juicio es igual de reprobable que otras conductas que sí están penadas. Es molesto para los demás, de mala educación, pero tan habitual…
  • No respetar la distancia de seguridad no es sólo un tema de seguridad, sino también de respeto y educación: tanto por la persona que está delante (a la que molestamos y podemos asustar), como por los ocupantes del vehículo (que pueden sentirse incómodos e inseguros, en ésta y en otras muchas circunstancias donde el conductor está siendo agresivo). Se puede respetar la ley y no superar el límite de velocidad, y aún así tener un comportamiento incorrecto y reprobable.
En la medida en que la ley tiene que intervenir para prohibir cada vez más comportamientos, nos hacemos una idea de lo “decadente” de una sociedad respecto al ideal perseguido. Está prohibido hablar por el móvil mientras se conduce, pero hay otras muchas cosas que no lo están (explícitamente, como comerse una hamburguesa), ó al menos no te ponen multa por ello.


Si hay que legislar, se legisla. No digo lo contrario. Pero sigo echando en falta un debate más profundo, unas reflexiones más “filosóficas”, incluso metafísicas, sobre la vida, el rol del ser humano, el sentido de la vida, etc. En la medida en que todo eso está ausente totalmente de los medios de comunicación y del debate social, siento que los análisis y razonamientos que oigo a mi alrededor se quedan cojos, muy cojos. El debate social me parece muy pobre. Y es una de las razones de ser de éste blog sobre Bolsa y Filosofía: es mi granito de arena (teórico).

lunes, 21 de enero de 2013

Libre para beber coca-cola, responsable de sus consecuencias

Dicen que COCA-COLA es culpable de la obesidad en EEUU. Pero vamos a ver, ¿acaso nos obligan a beber una lata de coca-cola? ¿Hay coacción ó violencia?

Si somos libres, somos responsables de nuestros actos. Somos adultos… ¿ó somos niños en cuerpos de adulto?

Si no somos responsables de nuestra propia obesidad (como sociedad), entonces es que no somos libres…

Por un lado se nos machaca con que somos libres, en una sociedad libre. Por otro lado, se buscan culpables para la obesidad, un ejemplo entre otros tantos. El tabaco por ejemplo: se ataca a los fabricantes… ¿y dónde queda la responsabilidad de cada cual?

En realidad es el mismo razonamiento que con las armas, y ahí seguro que estoy perdiendo la mitad de los que hasta aquí estaban de acuerdo. Y sin embargo, el razonamiento es idéntico: nadie te obliga a comprar una coca-cola y beberla, nadie te obliga a comprar un arma y dispararla. ¿Somos libres? Entonces somos responsables (individualmente).

¿No somos responsables y se nos debe tratar como a niños, evitando el riesgo? Entonces es que no se nos considera realmente libres…


El debate es largo y delicado. Afloran las grandes contradicciones de nuestra sociedad. Y el problema no es que haya contradicciones, sino que no seamos conscientes de ellas. Ahí es cuando el debate es pobre y ficticio.

sábado, 12 de enero de 2013

La paradoja del capitalismo: propiedad de todos, propiedad de nadie

Publica hoy el diario Expansión que los principales directivos de empresas del Ibex han doblado sus participaciones en los últimos años, aprovechando la crisis. Buena parte se ha debido al cobro de “stock options”, o sea, bonus en forma de acciones. Sin duda es un excelente indicador que confirma que los peces gordos (que pueden) aprovechan las crisis para comprar, como debe ser.

Pero lo interesante que motiva este post es la tabla donde muestran las participaciones de estos directivos. Os pongo algunos ejemplos:

César Alierta, Presidente de TELEFÓNICA, posee el 0,097% de la empresa que dirige.
Pablo Isla, Presidente de INDITEX, posee el 0,058%.
Ignacio Sánchez Galán, Presidente de IBERDROLA, el 0,091%.
Francisco González, BBVA, 0,051%.
Antonio Brufau, REPSOL, 0,022%.

Y éstos son los que MÁS tienen, el resto va descendiendo hasta porcentajes cercanos a CERO.
¿Qué os llama la atención? ¿Nada? Para mí está clarísimo: los porcentajes bajísimos, prácticamente NULOS. Esa es la GRAN PARADOJA DEL CAPITALISMO del siglo XXI. Es el GRAN RETO de cara al futuro, origen de los problemas y la DERIVA del capitalismo en las últimas generaciones.

En los albores de la revolución industrial, los CAPITALISTAS eran los dueños del capital. Ya fueran bancos ó industrias, los banqueros eran los DUEÑOS Y DIRIGENTES de sus empresas. Hoy día eso ya no es así. “Capitalista” significa “DUEÑO DEL CAPITAL”, ya sea dinero ó máquinas (por simplificar).

¿Quienes son los “capitalistas” hoy? Pues los fondos de inversión, que diversifican. Detrás de esos fondos están las personas, los ricos, pero también la clase media occidental, que consciente ó inconscientemente invierte. Ya sea directamente ó indirectamente a través de fondos de inversión, fondos de pensiones, aseguradoras… e incluso fondos estatales.

Lo que ha ocurrido es LA DEMOCRATIZACIÓN DEL CAPITALISMO. La bolsa se ha vuelto muy popular desde los años 80, en todo el mundo occidental. La atomización de las participaciones en empresas ha producido un vacío de poder: el capitalismo ha cambiado. Como me gusta tanto decir, LOS EXTREMOS SE TOCAN, y algo que es “propiedad de todos”, en realidad se comporta como si fuera “propiedad de nadie”. El barco acaba yendo a la deriva…

En la tabla de arriba podemos ver que esos no son dueños de nada, aunque la gente los asimile a “empresarios” y “capitalistas”. Por supuesto que lo son, puesto que invierten gran parte de su patrimonio en su propia empresa. Pero sólo son la punta del iceberg. En realidad son SIMPLES ASALARIADOS.

El PROBLEMA GRAVE tiene múltiples facetas y consecuencias:
  • Son empleados que cobran un sueldo enorme, a veces totalmente desproporcionado (sobre todo en EEUU, la meca del capitalismo)
  • Se comportan como si fueran amos y señores de la empresa de la que sólo poseen el 0,0X%
  • Y por último pero no menos importante, no son (ni los hacen) realmente RESPONSABLES de su gestión. Es un juego GANADOR-GANADOR, porque si lo hacen mal lo peor que les puede pasar es que les despidan (con indemnizaciones y sin devolver el sueldo cobrado) y si lo hacen bien, se llevan todos los honores.
  • Anexo: la visión de corto plazo (1 año, ó unos pocos años como máximo) es otro error, un agravante.
Es muy difícil medir el verdadero valor añadido que aportan esos gestores. Pero de entrada, el enfoque es erróneo, porque se comportan como si fueran dueños, y los accionistas (muy repartidos en grandes multinacionales) rara vez actúan al unísono y dando directrices claras. Al revés, son los directivos los que dicen a los accionistas lo que hay que hacer…

Curiosa cara la que ha adoptado el capitalismo. Y por ahí vienen los problemas.


CONCLUSIÓN PRÁCTICA
Como inversores (o gestores), esto significa que aquellas empresas FAMILIARES (que todavía quedan), donde la mayoría del capital está controlado por un núcleo duro y estable, que interviene en la gestión, son las empresas que deben atraer nuestra atención, porque a medio y largo plazo serán las más estables y fiables. En paralelo, las grandes multinacionales sin dueño claro, corren el riesgo de entrar en derivas incontroladas. Esa sería, a grandes rasgos, la política a adoptar, aunque el tema da para mucho más allá de ésta artículo.

jueves, 3 de enero de 2013

Desarrollo y huída hacia adelante: la polémica entre austeridad y crecimiento.

La base del desarrollo es la huída hacia adelante. Vivir significa hacer, actuar. La humanidad vive sus pasiones, siente y se emociona. En realidad no sabemos nada, y funcionamos según el clásico mecanismo de prueba y error. No es ni bueno ni malo, es la forma de crecer y mejorar, con sus ventajas e inconvenientes.

La polémica actual entre AUSTERIDAD y CRECIMIENTO es en esencia un FALSO DEBATE (como otros tantos). Pero me sirve para hablar de algo importante: EL CRECIMIENTO COMO DOGMA DEL CAPITALISMO.

Mi idea es que hacemos las cosas tan mal, que necesitamos crecer todo el rato para tapar agujeros. Y no debería ser asi…

Si hay crecimiento económico es porque crece la población y porque crece la tecnología y la riqueza creada, medida en términos materiales.

En un país donde no crece la población, y donde la innovación está estancada, no hay por qué crecer. Japón lleva 20 años sin crecer, y hasta hace poco seguía siendo el país más rico (ó el segundo). La tasa de paro es muy baja, y el nivel de vida muy alto. Viven bien, aunque la economía del país lleva casi 30 años sin crecer.

Podemos contemplar que durante 20 años no se realice ningún descubrimiento y no haya crecimiento. El problema es cuando eso significa QUEBRAR, es decir, no poder devolver las deudas.

Cuando un sistema está basado en el CRECIMIENTO CONTÍNUO, y si no, se cae, ¿sabéis cómo se llama? Tiene un nombre muy claro, y además es ilegal porque es una ESTAFA. Se llama ESTRUCTURA PIRAMIDAL, y se basa en pagar a los antiguos miembros con las cuotas de los nuevos miembros.

Es increíble la cantidad de gente que no comprende el funcionamiento de este TIMO tan antiguo como la prostitución. En todas las épocas ha existido. El MADOFF ó el FÓRUM FILATÉLICO son las puntas del iceberg. En internet pululan como parásitos, y aunque es ilegal, hay estructuras “informales” funcionando con el boca a boca. La crisis las ha frenado, pero siguen ahí, y resurgirán en próximas burbujas, como siempre.

Pues bien, una ESTRUCTURAL PIRAMIDAL que se derrumba cuando deja de crecer es una ESTAFA porque no genera riqueza REAL, sino ficticia. Su supervivencia depende de que siempre encuentres a más y más gente para financiar la HUÍDA HACIA ADELANTE.

No digo que la economía actual sea así, sino que me lo recuerda. Imaginen un profesor de instituto que lleva 20 años trabajando. Su nivel de vida es el mismo desde entonces. No crece, pero tampoco está en crisis. ¿Por qué una sociedad debe ser diferente? Si crece, bien. Pero si no, no debería significar su quiebra. Si el profesor puede ir cogiendo clases particulares por las tardes, y al cabo de 4 años tener una cartera de alumnos que le suponga un 20% de sobresueldo. Pero a partir de ahí deja de crecer, y no tiene por qué ser malo. Incluso si pierde algún alumno, sus ingresos bajan, pero no por ello está “en crisis”, y mucho menos “en quiebra”.

Lo mismo puede decirse de una sociedad. ¿Por qué el CRECIMIENTO es un dogma?

En mi opinión es una huída hacia adelante, una falsa solución aportada por los que no quieren asumir la AUSTERIDAD, los que no quieren reconocer que NUESTRO NIVEL DE VIDA DEBE BAJAR, los que no saben ni quieren asumir que deben renunciar a muchas cosas. Es una NEGACIÓN DE LA REALIDAD, y además una RIGIDEZ y RESISTENCIA AL CAMBIO que en teoría se asocia más a conservadores que a progresistas. Es una de las numerosas paradojas del ser humano.

Es una falsa solución, difícil de ver quizá, porque a corto plazo funciona. Ha funcionado durante muchos decenios, porque a escala de la humanidad el corto plazo es muy largo. Ha funcionado en la segunda mitad del siglo XX, que es cuando se han desarrollado las deudas de forma exponencial. Y por eso es difícil de ver. Igual que cuando se aplican medidas de austeridad el corto plazo es malo, pero es para sobrevivir a largo plazo. Y en una sociedad orientada al corto plazo, difícilmente se aceptan soluciones que tarden en dar sus frutos: se prefiere una solución mala pero “aparentemente buena” a corto plazo, que al revés. Ese es nuestro problema, y francamente, no veo cómo va a cambiar ésto en los próximos años.